LOS BENEFICIOS DE LA CRONOCOSMÉTICA

Todos los seres vivos experimentamos los ritmos biológicos. Algunos que todos conocemos son los ciclos de sueño y vigilia, el movimiento respiratorio, los latidos del corazón, incluso el trastorno afectivo estacional, ese decaimiento en ciertas épocas del año en las que disminuye la luz natural y con ello nuestra capacidad para producir serotonina (sustancia que regula nuestro estado de ánimo).

Dentro de la clasificación de ritmos biológicos, existen unos ritmos que se repiten cada 20-28 horas y que se conocen como ritmos circadianos. La mayoría de nuestras funciones vitales responden a estos ritmos y de ellos dependen, por ejemplo, que la temperatura corporal baje en las horas de madrugada y suba alrededor de las siete de la tarde, que nuestros movimientos intestinales se paren a las diez y media de la noche, o que tengamos mejor coordinación alrededor del mediodía.

Resulta obvio entonces que si conocemos nuestro reloj biológico podamos obtener un mejor rendimiento en general de nuestras funciones vitales y sacar el mayor partido a nuestro ciclo diario.

Las células de la piel también están controladas por el ritmo circadiano.

Los investigadores han descubierto que el comportamiento de las células madre de la piel está regulado por nuestro reloj biológico interno, así que podemos asegurar que nuestra piel también tiene horarios.

A ciertas horas de día se ‘preocupa’ de defenderse, y a otras horas, por ejemplo, fabrica colágeno y elastina… Por eso, conviene que ajustemos la cosmética que utilizamos al ‘trabajo’ de la piel para potenciar los procesos de regeneración y protección y conseguir una mayor eficacia.

La mayoría de productos cosméticos especifican en qué momento del día hay que aplicarlos, y ciertamente, no es lo mismo aplicarse una crema por la noche que durante el día. Es aquí donde interviene la cronocosmética para sacar el máximo partido a nuestros ciclos biológicos.

Por las mañanas…

Durante las primeras horas del día, la piel se defiende de las agresiones externas como el frío, los rayos UV del sol y los radicales libres ocasionados por la contaminación. Es el momento óptimo para aplicar las cremas fotoprotectoras y otras que contengan antioxidantes como la vitamina E, el té verde y la coenzima Q10. También son adecuados los serums con ingredientes que refuercen la protección natural de la piel, como las ceramidas, y sustancias que aíslen la piel para retener el agua en el interior, como las ceras y los aceites vegetales.

Sin embargo, durante el día no se recomienda usar activos como el retinol y los hidroxiácidos (glicólico, salicílico, vitamina C) porque que son fotosensibles, es decir, que podrían irritar la piel si nos exponemos al sol.

Las fórmulas reductoras también tienen su horario. Las cremas anticelulíticas, especialmente si contienen cafeína, son más eficaces si se aplican al levantarse. A primera hora de la mañana la hormona cortisol está en los niveles más altos y favorece la liberación de las grasas (y la cafeína se encargará de destruirlas). De todas formas, siempre obtendrás mejores resultados si aplicas la fórmula reductora mañana y noche.

Y por las noches…

A la puesta del sol, comienza la renovación celular: el recambio de las células muertas de la superficie por otras más jóvenes. Además se reparan y fabrican las fibras de colágeno y elastina que proporcionan flexibilidad y firmeza a nuestra piel. Por tanto, antes de acostarse es el momento de usar cremas regeneradoras, antiarrugas, reafirmantes o redensificantes, con activos como el retinol, la soja, silicio o los péptidos que aceleran la formación de las fibras elásticas de la dermis evitando el descolgamiento cutáneo.

Apúntate a la cronocosmética y obtén el máximo rendimiento de tus tratamientos de belleza.

Está científicamente demostrado, según la hora a la que utilicemos una crema podremos multiplicar su eficacia. Si quieres saber más sobre este tema, ¡consúltanos!

En clínica Alfabara estamos siempre a la vanguardia de los últimos avances en cosmética y ponemos a tu disposición Diamond Extreme Night Dual Treatment de Natura Bissé, un ritual único basado en la ciencia de la cronocosmética que combate el proceso natural de envejecimiento de la piel.

Leave a Reply