Nueva pirámide nutricional: ¿qué debemos tener en cuenta?

Recientemente se han presentado las nuevas Guías de Alimentación de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) y se han convertido en tema de actualidad en algunos medios de comunicación. Rápidamente ‘corrían’ por internet imágenes de la nueva pirámide nutricional, nuevas recomendaciones alimentarias y comentarios sobre los aspectos más novedosos, pero también han surgido críticas y se han generado algunas alarmas. En este blog queremos profundizar un poco más y analizar tanto las críticas como los cambios sustanciales respecto a la última edición.

Antes de nada, ¿qué son las Guías de Alimentación de la SENC? Son una herramienta de educación nutricional y de promoción de la salud para ‘intentar prevenir factores de riesgo asociados a enfermedades crónico-degenerativas’. Están dirigidas tanto a profesionales de la salud y del ámbito educativo, a los responsables de las administraciones implicadas y, especialmente, a la población en general.

¿Qué es entonces la pirámide nutricional?

La pirámide es un icono, una ayuda didáctica y visual de estas guías alimentarias.

La nueva ‘pirámide de alimentación saludable’ de la SENC, aunque se presentaba hace apenas un mes, está fechada en 2015, y lo más destacable es que no se actualizaba desde 2001. Algunos profesionales de la salud y la nutrición ponen de relieve la necesidad de actualizar estas recomendaciones más a menudo, opinan que no todos los consejos que se ofrecen son lo mejor para el consumidor y que puede haber confusión en su interpretación. En cualquier caso, hay que destacar que ha habido cambios sustanciales.

Recomendaciones que han suscitado polémica

Cereales, patatas, castañas y legumbres en la base de la pirámide
Como base de la alimentación siguen apareciendo los cereales, junto a las patatas, las castañas y las legumbres. Indican que la cantidad debe ir a razón del grado de actividad física. Teniendo en cuenta que vivimos en una sociedad en la que la mayoría de la población todavía lleva un estilo de vida sedentaria, deberían consumirse poca cantidad de estos alimentos. Sí bien es cierto que en esta nueva edición, como novedad, se aconsejan los granos en su versión integral, y las patatas, mejor hervidas o al vapor. Sin embargo, y simplemente por el hecho de que aparecen en la parte más baja de la pirámide, el consumidor puede creer que debe incluirlos en todas las comidas, lo que para una persona que no hace ejercicio puede ser fatal.

Se mantiene el alcohol
Se incluye la ingesta de alcohol fermentado de manera moderada y responsable. Una recomendación que consigue que la población considere el consumo de alcohol, prácticamente, como saludable. ¿Qué deberíamos entender por ‘moderada’? Las reacciones no se han hecho esperar: “Lo que esto provoca es que la gente siga creyendo que no hace daño y, no nos olvidemos, el alcohol es hepatotóxico”: Gabriela Uriarte, Dietista y Nutricionista.

Se aprueba la incorporación de suplementos
Otra novedad fuertemente criticada es la inclusión de la suplementación en la pirámide nutricional (suplementos de vitaminas, minerales, nutracéuticos, alimentos funcionales, etc.) Según algunos profesionales, este tipo de productos no son realmente alimentos y no deberían incluirse en una pirámide oficial, además podría llevar a personas que no necesitan de este tipo de productos a incluirlos en su dieta sin necesidad, sin que le otorgue ningún beneficio y sin saber realmente lo que consumen, simplemente por el mero hecho de que se recomiende ‘oficialmente’.

“Un batido de proteínas sí puede ser necesario o beneficioso para muchas personas que requieren cubrir una cantidad elevada de proteínas y que puede ser difícil de lograr únicamente a través de la dieta, pero como todo, depende de cada persona y de sus necesidades”.

No olvidemos que siempre es necesario el asesoramiento de un profesional de la nutrición y/o salud que evalúe la necesidad, la frecuencia y la cantidad de ingesta de suplementos que deberíamos incluir en nuestra alimentación, según nuestras necesidades particulares.

Las recomendaciones más valoradas

Actividad física
El ejercicio diario ya era una recomendación, pero ahora se concreta en dedicarle una hora al día. 10.000 pasos diarios puede ser un marco de referencia.

Moderación
Destacan que la variedad, el equilibrio y la moderación en la cantidad (tamaño de las raciones) son principios básicos que favorecen una alimentación saludable, y por tanto el mantenimiento del peso corporal en niveles adecuados.

Dieta sostenible
Una novedad es que se destaque que una dieta, además de saludable debería ser también solidaria, justa y sostenible desde el punto de vista social y medioambiental. Es decir, que se respeten éticas en la agricultura, la ganadería y la pesca, y prevalezcan los productos locales y de temporada.

Equilibrio emocional
Por primera vez se incorpora el concepto de alimentación consciente y se recomienda dejar a un lado el estado de ánimo tanto al comer como a la hora de comprar y cocinar. Se reconoce con esto que nuestro estado de ánimo condiciona nuestras necesidades alimentarias. También anima a los consumidores a dedicar el tiempo suficiente a la compra de los alimentos y a valorar la información del etiquetado nutricional, a disfrutar de las comidas en compañía y el cocinado al vapor como la técnica más saludable.

Balance energético
Se tiene en cuenta el equilibrio entre la ingesta energética (lo que comemos) y el gasto energético (lo que gastamos a través del metabolismo basal, la termogénesis y la actividad física). En este equilibrio influyen factores como el tamaño de la ración, la frecuencia de consumo (es aconsejable fraccionar la ingesta total en 5 tomas diarias) o el momento de la ingesta (el desayuno como la ingesta más importante del día).

Técnicas y hábitos culinarios saludables
Se recogen recomendaciones como la cocción al vapor de los alimentos, asegurarse que los recipientes no transfieran ningún elemento a los alimentos (mejor siempre cristal que plásticos), utilizar utensilios de silicona para evitar levantar el teflón de las sartenes, o lavar las cucharas de madera en lavavajillas para eliminar posibles hongos.

Beber agua
Entre 4 y 6 vasos al día de agua, como mínimo, y completar con otros líquidos hasta alcanzar, como media al día, los 2 litros en mujeres y los 2,5 en hombres.

En cualquier caso, si tienes dudas a cerca de cuáles son las mejores recomendaciones nutricionales en tu caso, lo mejor es acudir a un profesional especialista en alimentación y nutrición que analice tus circunstancias personales, valore tu estado de salud actual, y pueda ayudarte a llevar una alimentación sana y saludable.

Leave a Reply